lunes, 20 de noviembre de 2017

La sentencia estaba dictada.


Marcial Gil Vicente con alumnos.


              No es que las sentencias estuvieran dictadas de antemano, es que la Justicia se aplicaba al revés.
    En otras ocasiones he escrito aquí sobre el Maestro de Orrios, Marcial Gil Vicente.  Les remito estos enlaces.

http://clementealonsocrespo.blogspot.com.es/search/label/Marcial%20Gil%20Vicente.

http://clementealonsocrespo.blogspot.com.es/search/label/Marcial%20Gil%20Vicente

    Ochenta y dos personas de Orrios , en representación de sus respectivas familias, avalaron la conducta del Maestro y convecino Marcial Gil Vicente, según consta en su expediente judicial. 
   Tan sólo dos, el Alcalde y su cuñado el Maestro de Orrios, ambos falangistas testificaron en su contra. 
     El fiscal solicitó una pena de prisión de seis meses y un día. El Juez lo condenó a treinta años de prisión conmutados a veinte.
    La causa: "Adhesión a la rebelión" 
    Como en miles y miles de sentecias se apicó "la justicia al revés".

     Con todo es justo señalar que hubo personas en aquellos tiempos que conservaron la dignidad. 

José Lahoz Tolosa, a la derecha, voluntario del ejército sublevado. 
     Aquí les traigo el testimonio de José Lahoz Tolosa, voluntario en el ejército de los sublevados contra la República, que alcanzó el grado de Brigada durante la contienda, que perdió su brado derecho en acción de guerra, que después, con esfuerzo, se licenció en Derecho y se convirtió en ilustre abogado, sin aceptar ningún cargo político.
     Aquí les dejo su testimonio.

   




       Don José Lahoz Tolosa, Brigada de artillería y caballero mutilado de guerra, mayor de edad y vecino de la ciudad de Teruel
     CERTIFICO: Que conozco perfectamente a MARCIAL GIL VICENTE, de unos 52 años de edad y natural de Orrios de esta provincia, el cual siendo Maestro Nacional de Jalance (Valencia) venía a pasar las vacaciones de verano a su pueblo natal, alternando afablemente en conversaciones y trato con todos los vecinos de la localidad sin distinguir clases ni ideologías, no dedicándose a actividad política alguna, por lo que todo el pueblo le respetaba y estimaba. En los años 1933 y 1934, residiendo el que suscribe en Sueca, aquél ejercía su cargo profesional en esta ciudad y conservó en su vida privada su conducta honrada e intachable, sin que al infrascrito le conste nota alguna desfavorable en el aspecto social. En la pasada guerra de Liberación, aun a sabiendas de mi condición de voluntario del Ejército Nacional, trató con toda consideración a mi familia y a la de los demás combatientes nacionales, que estaban en dominio rojo tachados de “fascistas” y coadyuvó a la no implantación de la “colectividad” en Orrios. De Noviembre del 1941 a Marzo de 1942 que permaneció en éste, conversé con él varias veces y en sus manifestaciones y los actos que yo observé se apreciaba absoluta sumisión a acatamiento a nuestro nuevo régimen.
         Y para que conste en bien de la Justicia y a petición de parte interesada expido el presente en Teruel a diecinueve de octubre de mil novecientos cuarenta y dos.
                                       José Lahoz Tolosa.

Testimonio de José Lahoz Tolosa.


   Y aquí les dejo la sentencia. 
Sentencia contra Marcial Gil Vicente. 1

Sentencia contra Marcial Gil Vicente.2

viernes, 10 de noviembre de 2017

En la España del hambre, pagar por no comer.





           En la España del hambre había que pagar por no comer.
                     (Para chuparse los dedos)


Miren qué prosa se gastaban las preclaras mentes puestas a disposición de los sublevados contra el Gobierno legítimo de la República.
      El texto, publicado en el Boletín Oficial del Estado en Valladolid el tres de noviembre de 1936, es este que les transcribo.
       Eran prosas escritas  “porelimperiohaciadios”.

        Gobierno general. Órdenes

       Las múltiples atenciones benéficas a que un Estado moderno y católico debe hacer frente, para que no quede ningún ciudadano suyo sin alimento diario y recoja en su seno a los huérfanos para hacer de ellos hombres amantes de Dios y de su Patria; atenciones que, si periódicamente se agravan al aproximarse el invierno, en el venidero han de incrementarse enormemente con los trastornos de orden familiar que llevará anejos la liquidación de la campaña salvadora de nuestra amada Patria, produciendo múltiples casos de orfandad desvalida, ancianidades y viudedades indigentes, a las cuales habrá de atender el esfuerzo del Gobierno del Estado, precisa, con la cooperación ciudadana, arbitrar medios de carácter general con que atender a los servicios tan inaplazables, dotando con ellos al Gobierno General como organismo oficial encargado de regir los intereses de la beneficencia pública. Y teniendo la absoluta seguridad de interpretar el sentir de los buenos católicos españoles, este Gobierno se ha servido disponer:
        Artículo 1º. Con destino a los fines de establecimiento de comedores de asistencia social, jardines de la infancia, casas-cunas, Gotas de Leche, Orfelinatos e Instituciones, se crea en todo el territorio sometido a nuestro Glorioso ejército los días “Del plato único”, que tendrán lugar el 1 y el 15 de cada mes, empezando a regir desde el día 15 de noviembre próximo”


 

     Duró la obligación para las familias hasta el 8 de enero de 1941.

 

   

   Desde marzo a octubre de 1940 se habían recaudado en Alfambra (Teruel)  2.143 pesetas.

    Algunas familias, declaradas ausentes, pobres o que no querían pagar, figurarán con sus nombres en la relación enviada al Comisario provincial en 14 de enero de 1941.

   Mientras tanto, en los comercios, se pegaban los cupones del obigatorio racionamiento de alimentos. Ahí tienen una página  correspondiente al 20 de diciembre de 1942.




























































 

jueves, 2 de noviembre de 2017

De nuevo sobre el Maestro Marcial Gil Vicente.


                    



             De nuevo vuelvo a hablar del Maestro Marcial Gil Vicente (Orrios- Teruel-1989, Barcelona 1952).
Pueden ustedes leer una referencia que hice de él en
 http://clementealonsocrespo.blogspot.com.es/search/label/Marcial%20Gil%20Vicente.

    Entre los documentos que dejó se conserva una libreta con las anotaciones que en ella escribió referidas a su Memoria para las oposiciones a la Inspección de Enseñanza que se iban a celebrar en 1933.
   Constituye, en síntesis, todo un tratado sobre su concepción de la Enseñanza y, lo que es más importante, cómo ejerció la docencia con sus alumnos en las distintas escuelas por las que pasó.

  Ahora sólo quiero referirme a lo que escribe sobre de la primera escuela en la que trabajó después de haber aprobado las oposiciones pertientes celebradas en Zaragoza .



  El 10 de julio de 1915 se incorpora como Maestro titular de Utrillas (Teruel) en virtud de haber aprobado la oposición en turno libre. Su sueldo era de 1000 pesetas. Estuvo allí hasta el 9 de abril de 1933.
  La población de Utrillas la constituían, esencialmente, los mineros y sus familias. Estosmineros según los estudios llevados a cabo por el historiador Serafín Aldecoa venían a cobrar al día entre 2,50 y 3 pesetas. Y si podían realizar el trabajo a destajo alcanzaban entre 5 y 6 pesetas diarias. Eso sí, trabajando más de ocho horas diarias picando en los pozos para extraer carbón.

     Dos años antes había eercido como interino en la escuela de Mediona (Barcelona) y ya allí tomó conciencia con los postulados de la escuela "activa" .
     Les aseguro que merece la pena conocer la figura de este gran "Maestro" que hizo honor a esa digna palabra. 
     Alguna otra vez volveré a hablar de él.
     Ahora les dejo sus palabras referidas a Mediona y Utrillas.




  Maestro interino de Mediona –Barcelona-
   En 31 de Marzo del 1913 tomé posesión de esta Escuela. Como era una población eminentemente rural y agrícola y aquella Escuela había estado servida 40 años por un Maestro nacido en la misma localidad, el idioma castellano era poco conocido de hombres y niños, lo que me hizo comprender mi misión, fundamentando todas las enseñanzas reglamentarias en la del idioma nacional, pero con método natural, social y práctico. Pensaba en cómo las necesidades del ambiente y condiciones de alumnos, etc… conducían al gran Pestalozzi a determinar sus adaptables procedimientos en cada Escuela aunque en lo fundamental eran las mismas siempre… conseguir la mayor eficacia espiritual y material… Así les enseñé nombres de cosas de la Escuela que interesaban, nombres de órganos y aparatos del cuerpo humano, prendas de vestir, etc, valiéndome de revistas ilustradas que varios vecinos me prestaban gustosos…
         Fueron tantos los ejercicios de lenguaje que practqué con mis alumnos que observé en varios niños que tenían muy marcado defecto de pronunciamiento hablando su idioma familiar, notábaseles muy poco hablando el nacional o castellano.
         Como entonces diose un cursillo sobre los procedimientos de la Dª Montessori en Barcelona también practiqué su admirable sistema de educación de los sentidos. Leí con mucho interés las conferencias de D. Benito Colarossi, director entonces de las escuelas italianas en Barcelona y la organización y funcionamiento de la escuela de Basque por Dª Rosa Sensat.
         Aprendí algo del idioma catalán para comunicarme con los niños pequeños en los primeros días de su vida escolar y para conocer los mejor posible el alma del pueblo… sometí a mis alumnos a una encuesta por medio de un dibujo de manera libremente realizado, pensando e dar importancia a la elección de objeto, cuyo resultado fue: Un 15% eligieron objetos religiosos; un 10 objetos de transporte; y el resto, plantas y herramientas sencillas de trabajo agrícola. Estudié causas y comprobé: los primeros eran acólitos o sus familias muy amigas del Cura Párroco; los segundos eran hijos de comerciantes; los restantes eran hijos de agricultores “Payeses y rabasaires”.
         En estos 2 años 2 meses y 1 día que permanecí en esta Escuela di más de 20 conferencias en la clase de Adultos y escribí en el diario “Las Noticias” y semanario “El Clamor del Magisterio” varios artículos en defensa de la Enseñanza Primaria.


         Maestro propietario de Utrillas –Teruel-

En 1º de junio de 1915 me posesioné de esta Escuela procedente de oposición libre que tuvo lugar en Zaragoza en aquel mismo año. Observé al pueblo en la calle, en el trabajo, en actos religiosos, cafés y fiestas, medí su cultura, costumbres, inclinaciones, etc,  a una encuesta a mis niños, tomando como medio el dibujo libre, encontrando el siguiente resultado en la elección de objeto: Un 60% me dibujaron objetos religiosos; un 30, locomotoras y un 10 herramientas sencillas de trabajo, plantas y animales. Causas: Había en el pueblo un jovial Sacerdote que recomendaba a todos los padres su profesión para los niños. El tren minero atravesaba el pueblo y la agricultura era pobre y escasa.
         Todo lo anterior me dio un conocimiento exacto de mis convecinos, aumentó la matrícula como nunca, 120 niños. Reuní en mis paseos escolares una nutrida colección de minerales de aquella comarca, habiendo recibido recompensas morales y materiales de aquel Ayuntamiento que con tanto gusto acogía mis iniciativas… pero… por asuntos familiares solamente permanecí 10 meses 9 días.
         Durante este tiempo colaboré en defensa de la Enseñanza en “El Magisterio de Teruel” semanario pedagógico, propagando las instituciones complementarias de la Escuela.